Análisis

Obtenga nuestra serie de informes que se actualizan regularmente y que incluyen informes sobre el riesgo del país y el riesgo operacional.

Contenido

Informes especiales

Los informes especiales de Lawi proporcionan a los ejecutivos información empresarial práctica sobre los acontecimientos macroeconómicos, los asuntos nacionales y supranacionales, y las cuestiones que afectan a las industrias. Cada informe contiene un amplio panorama general, seguido de un análisis detallado de los problemas subyacentes, y previsiones para ayudarle a prepararse para las tendencias futuras. Comprenda cómo operar más eficazmente a nivel internacional y descubra oportunidades en nuevos mercados con nuestros resúmenes de informes a continuación.

El análisis de las principales tendencias de países, regiones y la industria

Los informes especiales de Lawi proporcionan un análisis completo y granular de última hora y una visión de los acontecimientos del mercado.

Los riesgos para la economía mundial en 2020

Las perspectivas de crecimiento para el año 2020 parecen sombrías. La renovada incertidumbre geopolítica, unida a la aparición de un coronavirus en China, limitará cualquier recuperación de la confianza y la inversión. Entretanto, el malestar social que se ha observado en todo el mundo en 2019 parece que continuará en 2020, lo que supondrá un desafío tanto para los responsables políticos como para los modelos empresariales. El crecimiento está respaldado por la continua política monetaria ultra laxa de los principales bancos centrales del mundo. Sin embargo, la política monetaria ultra laxa también representa un riesgo, ya que puede desencadenar nuevas crisis de deuda en los mercados emergentes. Lo más importante es que la tregua comercial entre los Estados Unidos y China sigue siendo frágil, y no puede excluirse un estallido de tensiones entre las dos superpotencias económicas del mundo.

Ecisten varios escenarios sobre el impacto que la creciente incertidumbre geopolítica y la desaceleración del crecimiento económico pueden tener en la economía mundial en 2020.

No se puede descartar el riesgo de que se produzca un deslizamiento no intencionado hacia un conflicto militar creciente entre los Estados Unidos e Irán. Una guerra convencional directa tendría consecuencias devastadoras para la economía mundial. En este escenario existe una clara posibilidad de que el Estrecho de Ormuz (a través del cual transitan alrededor del 20% de los suministros mundiales de petróleo) pueda cerrarse.

Las tensiones comerciales entre la Unión Europea y los Estados Unidos también aumentarán este año, ya que la reciente conclusión de la primera fase del acuerdo comercial entre los Estados Unidos y China hace que la atención de los Estados Unidos vuelva a centrarse en el superávit comercial de la Unión Europea con los Estados Unidos, y la posición de la Unión Europea se hace más firme con la creación de una nueva Comisión. No se puede descartar una mayor escalada de los aranceles que afectan a las industrias automovilísticas de los Estados Unidos y la Unión Europea.

Por último, se prevé que las repercusiones económicas mundiales del brote de coronavirus sean más profundas que las del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), debido al papel mucho más importante que China desempeña actualmente en la economía mundial. La perturbación del comercio internacional se afianzará a medida que las cadenas de suministro se desvíen de China. Es más probable que las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China vuelvan a aumentar, en particular si China demuestra que no está dispuesta o no puede cumplir los compromisos de importación acordados en el reciente acuerdo comercial limitado de primera fase. Un número cada vez mayor de exportadores internacionales podría experimentar dificultades financieras, ya que un déficit persistente de la demanda china hace bajar los precios de los productos básicos y los ingresos de exportación. Una crisis de salud pública en curso también sería una amenaza para la estabilidad política y financiera de la propia China.

Revisor: Lawrence (febrero, 2020)

Las crisis de demanda dominarán el mercado mundial del petróleo en 2020

La reacción del mercado mundial del petróleo a la aparición del coronavirus ha sido grande y rápida. Los precios del petróleo perdieron casi el 20 por ciento de su valor entre finales de enero y principios de febrero, lo que pone de relieve los temores latentes del mercado sobre la caída de la demanda mundial de petróleo en 2020. China por sí sola aporta alrededor del 30% de la nueva demanda de petróleo cada año y, en términos más generales, Asia aporta alrededor del 50% de la nueva demanda. El impacto final del coronavirus en el crecimiento económico sigue sin estar claro. Basándose en la investigación científica sobre el virus y en la rapidez de la respuesta de las autoridades, la EIU espera que el virus sea ampliamente contenido para finales de marzo y que sea erradicado durante el segundo trimestre.

Esto supone un gran golpe para el crecimiento económico de China y el resto de Asia en el primer trimestre, ya que los viajes de pasajeros, la producción industrial, los volúmenes de comercio de mercancías y el gasto de los consumidores se ven afectados negativamente por las cuarentenas, los cierres de fábricas y la disminución de la confianza del mercado». Sin embargo, creemos que las fuertes medidas de estímulo del gobierno chino permitirán un rebote del crecimiento económico a partir del tercer trimestre, a medida que se libere cierta demanda acumulada de los consumidores. En general, los analistas han revisado a la baja sustancialmente su previsión de crecimiento del PIB real de China en 2020.

Los temores del mercado sobre la caída de la demanda de petróleo no están fuera de lugar, pero han sido exagerados por el brote del coronavirus y la incertidumbre económica resultante. Se ha revisado a la baja su pronóstico de crecimiento anual de la demanda de petróleo de China en 2020 a 2,5 por ciento (3 por ciento anteriormente). Esta es una gran caída en comparación con el crecimiento promedio de la demanda de China de poco menos del 4 por ciento anual en 2016-19.

Según los datos de los buques en tiempo real recopilados por CargoMetrics, las exportaciones de crudo transportado por mar de los países de la OPEP disminuyeron en todos los meses menos uno de la segunda mitad de 2019, ya que el bloque se ha ajustado a las perspectivas de demanda más tibias para 2020. Las mayores disminuciones tuvieron lugar en noviembre (-3,9% mensual) y diciembre (-1,7%), cuando los países miembros de la OPEP se preparaban para aplicar una nueva ronda de recortes de la producción.

El Irán y Rusia siguen siendo comodines en 2020. Los envíos de petróleo crudo de Irán han aumentado a finales de enero y febrero, lo que puede representar un cierto almacenamiento por parte de China -uno de los dos únicos compradores restantes de Irán- mientras que los precios son bajos. Los envíos de petróleo crudo de Rusia han disminuido, pero no en el mismo grado que los de Arabia Saudita. Si Rusia se niega a cumplir con los nuevos recortes de producción propuestos por la OPEP en febrero, esto podría hundir los precios del petróleo de nuevo.

Revisor: Lawrence (febrero 2020)

Industrias y Sectores Económicos

Explore por sector e industria:

Agronegocios
Autos
Servicios Bancarios y Financieros
Electrónica de consumo
Consumo y venta al por menor
Defensa y Seguridad
Comida y bebida
Carga, transporte y envío de mercancías
Tecnología de la información
Infraestructura
Seguro
Dispositivos médicos
Metales
Minería
Petróleo y Gas
Petroquímicos
Productos farmacéuticos y de atención de la salud
Energía
Bienes raíces
Renovables
Telecomunicaciones
Turismo